La cultura y el turismo son algunos de los sectores más castigados por la pandemia causada por el virus SARS-CoV-2 y, supongo, que habrá un gran número de personas que, trabajen en esos dos sectores, que estén pasando por momentos complicados.

No ha sido mi caso. Con altibajos he continuado trabajando en el sector de la cultura, la educación no formal y el turismo. En ese día a día, me he relacionado con centros educativos en los que he descubierto con horror que cada vez son más los niños de Euskadi que pueden comer gracias a la ayuda de comedores e instituciones sociales. Como guía de turismo, también tengo trato con varios párrocos de Debagoiena, que me permiten acceder a sus iglesias para hacer mi trabajo. Charlando con ellos sobre la realidad que viven algunos de mis convecinos he podido saber que:

  • Caritas de Debagoiena recoge las solicitudes de aquellos vecinos de Mondragón que necesitan acceder a la ayuda del Banco de Alimentos de Gipuzkoa, situado en Bergara.
  • Es otra asociación de Arrasate, Harreman, la que reparte cerca de 570 lotes de comida y productos de primera necesidad para paliar la situciación de 2.000 vecinos de Mondragón.
  • La peculiariadad de estas 2.000 personas a las que se les llevan alimentos básicos es que no deben recibir ayudas de la administración como el RGI. Por lo que en Mondragón, un municipio con cerca de 22.000 habitantes, hay unos 4.000 vecinos recibiendo algún tipo de ayuda. Es decir, un 18% de la población de Arrasate lo está pasando francamente mal.
Lote de alimentos para un mes que recibe una mujer con hijos en Arrasate

Pero, no sólo hay que cubrir necesidades alimenticias. Hay personas que han sufrido pérdidas emocionales, se han separado y buscan refugio en esas instituciones que he citado anteriormente. Muchas son mujeres con cargas familiares y ninguna fuente de ingresos. Cuando se conocen esas realidades, se me ocurre que puedo hacer una pequeña aportación a través de mi trabajo.

La idea es realizar visitas guiadas sobre la Ocupación Napoleónica y que seaís vosotros quienes decidáis cuánto vale mi trabajo de documentación, redacción del guión y explicación del tema. Aquellos que acudáis a las tres visitas guiadas solidarias que voy a ofrecer, recibiréis un sobre en el que introduciréis, de forma anónima, el salario que me pagaríais por ese trabajo. Ese dinero, lo entregaré en la parroquia de San Juan para que lo entreguen a algunas personas que han identificado y tienen verdadera necesidad de ayuda urgente.

Recordad que, por cuestiones de la pandemia, sólo podéis acompañarme seis personas por visita guiada. Cada uno deberá inscribirse individualmente y cuando la reserva os pida pagar, debéis introducir en el campo de texto correspondiente el código de descuento: «napoleon«. Con ese código la visita será subvencionada al 100%.

Si alguien tiene dudas, podéis contactar conmigo rellenando el siguiente formulario. En nombre de aquellos a los que juntos ayudaremos, quiero daros las gracias por participar.

Recuerda, las fechas programadas de esta visita guiada son el tercer martes del mes entre junio y agosto.

× ¿Cómo puedo ayudarte?