San Sebastián o Donostia es una ciudad abierta al mar. Está bañada por las aguas azules del mar Cantábrico y, desde luego, si visitas Euskadi por primera el Paseo de la playa de la Concha es una visita obligada. Donostia es tan bonita que todo el mundo quiere verla. Por eso no debe extrañaros que las calles de la Parte Vieja se abran ante vuestros ojos como una torre de Babel con turistas de multitud de nacionalidades distintas.

Además de la capital, desde Feel Euskadi te queremos invitar a descubrir el oeste de Gipuzkoa, una gran desconocida. la gran revolución llegó unos años más tarde, cuando la reina María Cristina de España decidió elegir San Sebastián como centro de veraneo. Y, continuó siéndolo hasta las últimas décadas del siglo XX. La presencia de la corte originó una transformación urbana sin parangón. Hay infinidad de edificios y jardines hermosos que ver en San Sebastián, muchos de ellos influenciados por la Belle Epoque y la vecina ciudad de Biarritz.