Hace hoy exactamente 265 años que vino al mundo en Logroño (La Rioja), uno de los científicos españoles más relevantes: Juan José Delhuyar (Logroño, 1754 ~ Bogotá, 1796).

A Juan José Delhuyar y a su hermano menor, Fausto (Logroño, 1755 ~ Madrid, 1833), debemos el aislamiento del Wolframio. Un descubrimiento que realizaron en Bergara. Allí tenía su laboratorio químico la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, concretamente en la casa Zabala, ya desaparecida, sita en la calle Bidekurutzeta.

Juan José poseía grandes conocimientos lingüísticos y químicos. De ahí que tuviese el respaldo de la Bascongada para poder dedicarse al estudio científico. Además, esa entidad privada tenía especial interés en desarrollar la industria de los hierros y aceros vascos. Un sector que atravesaban décadas de decadencia. La industria metalúrgica vasca del siglo XVIII estaba en manos de los grandes señores. Los mismos que eran socios de la Bascongada. Así que, gracias al apoyo incondicional de la corona y a mentes como las de los Delhuyar pudieron impulsar sus intereses económicos.

Juan José Delhuyar fue enviado a varios centros de primer orden en Europa. Fue en Upsala donde contactó con químicos que habían avanzado mucho en el estudio de minerales que contenían wolframio, pero, sin llegar a aislarlo. Ese hecho, lo realizó junto a su hermano Fausto en otoño de 1783 en el citado laboratorio de Bergara, así que os invito a conocer más sobre los Delhuyar y el wolframio en la visita guiada que ofrezco para recalcar el valor de esa villa guipuzcoana, Bergara, como sitio histórico de la ciencia.